Archivo de la etiqueta: Javier Moro

Paula

Ya llevo un tiempo pensando en este post. Hay algo que deben saber de mi y es que uno de los regalos más especiales que me pueden dar es un buen libro. He tenido la oportunidad de viajar entre miles de páginas escritas por los más grandes autores hasta hoy. Desde mi compatriota Gabriel García Márquez, hasta los paisajes encantados del español Javier Moro, reviviendo las grandes eras de la India y cerrando con las palabras mágicas de J.K. Rowling, que en algún momento pensamos que sólo se quedaría con Harry Potter, hasta que apareció ‘The Casual Vacancy’ y ‘The Cuckoo’s Calling’ (ambos libros que recomiendo muchísimo).

Puede sonar muy cliché esta pequeña y vaga lista de autores, pero he podido apreciar también los grandes títulos como ‘Anna Karenina’ de Tolstoi o los nuevos autores escribiendo anécdotas adictivas como María Dueñas en ‘El Tiempo entre Costuras’.

Esta vez, le di la oportunidad a un título de Isabel Allende. Desde muy pequeña deje el televisor atrás para sentarme a leer los libros que mis papás me regalaban, que mi familia me prestaba o que sencillamente compraba o encontraba por simple curiosidad. Entre los recuerdos que existen entre las líneas de Isabel Allende, están las mañanas que pasaba leyendo ‘La Ciudad de las Bestias’ o ‘El Reinado del Fuego’. No tengo muy vivo el recuerdo, pero lo que sé es que esos dos títulos fueron mis amigos durante los momentos en que lo único que pasaba por mi mente, era huir de ese escenario real que protagonizaba mi vida.

Casi diez o veinte años después, abrí la primera página del libro ‘Paula’. Muchos me comentaron que era un título triste, difícil de seguir y probablemente aburrido hasta un punto incierto. Pero fue todo lo contrario. La historia de Latinoamérica es narrada por Allende, al punto donde se llega a entender el transcurso de la vida de la autora, iniciando en Perú y dejando su más recientes huellas en las tierras californianas. También aparecen personajes legendarios como Salvador Allende y su alguna vez consejero y buen amigo Pablo Neruda, ambos viviendo y liderando Chile, mientras que la sociedad pasaba por un momento tan difícil que la idea de continuar era el reto mayor (afortunadamente no he tenido que pasar por tal situación).

El libro también lleva esa eterna dedicatoria a la hija de Allende, Paula, también víctima del síndrome de porfiria. Una enfermedad hereditaria y degenerativa, que eventualmente lleva a la disfunción de órganos y recaída total. Las historias narradas por Allende me recordaron la importancia de tener alguien en quien contar cuando se cierran los ojos y no se vuelven a abrir, y en las vivencias que probablemente muchos encontramos insignificantes, pero que cuando menos lo pensamos, son las experiencias que transforman los seres que hoy somos y que llamamos personas, amigos, familia y profesionales.

Las últimas páginas me hicieron derramar un par de lágrimas y admito que resalte una que otra frase para recordar esos datos históricos, que ojalá, algún día me sirvan para contarle a alguien lo que leí y el interés que existe en una conversación fluida. 

El siguiente libro que espera en mi lista, es también uno de Allende y estoy segura que me encantará. Curiosamente, escribí el review del libro antes de leerlo por cuestión de trabajo, y sin querer, con buena sorpresa, el libro ha llegado a mis manos. Seguramente, si el libro termina desvelándome, como lo han hecho muchos otros, habrá un siguiente post acerca del nuevo título.

Una recomendación más. Aprecien lo que hacen. Vivan el día a día. Quieran a los que los rodean y aprecien el cariño y el apoyo que les llega de otras partes. Cuando menos piensan esas experiencias especiales se desvanecen en un dos por tres. No le deseo el mal a nadie ni tampoco espero recibir algo a cambio por lo que he hecho. En lo casi-adulta que me considero, estoy agradecida por lo que he vivido y por lo que me espera. Hay una cima esperando a ser escalada y recorrida con gran pasión y con cada esfuerzo que espera a ser trabajado y desafiado por la ley universal.

paula

 

Puntadas, Secretos y Algo Más

adriana-igarte-el-tiempo-entre-costuras

No soy periodista, ni tampoco escritora. No me gradué en algo parecido a periodismo, ni tampoco a literatura, pero debo admitir que escribir, no solo me encanta pero me interesa y me inspira muchísimo. Escribo acerca de moda, que es la industria en la que quiero trabajar, escribo en inglés y en español y escribo acerca de proyectos realizados o en proceso de.

Hace unos meses escribí un post acerca del libro escrito por la autora española, María Dueñas, titulado ‘El Tiempo Entre Costuras‘. Curiosamente, después de haber leído el segundo libro de la autora, titulado ‘Misión Olvido’ (lo cual, también recomiendo muchísimo), el anterior mencionado me sigue inspirando, a tal punto, que ahora soy seguidora fiel de la serie de televisión titulada e inspirada en el libro.

La adaptación del libro es fiel, es mágica y los personajes son realmente únicos. A pesar que me imaginaba a Sira Quiroga un poco más fuerte de carácter y a Marcus Logan un poco más británico, la serie tiene el encanto que inspira a la audiencia a seguir capítulo tras capítulo, sin importar donde se encuentre la persona.

Los escenarios son fantásticos, la ropa es de ensueño y ni hablar de los accesorios. El suspenso y las misiones de Arish Agoriuq, transportan al receptor a un viaje en el tiempo inspirado en las décadas de 1920, 1930 y 1940. (actualízate con la serie aquí)

Leo muchísimo y es lo que me inspira a seguir escribiendo. No sólo recomiendo los libros de María Dueñas, pero también recomiendo que los autores lean y sigan las críticas de sus seguidores. Como extra, me encanta el trabajo de Javier Moro, de Kiera Cass, John Greene y por más cliché que suene, E.L. James.

Sólo para recordar: “Un lector vive mil vidas antes de morir, el que no lee, solo vive una.”

1382432010_0

31

India is my next stop

Farewell_India

Right now I’m doing the internship that might turn into a sentence you’ve heard as: ‘a million girls would kill for that job’. Yes. It’s true. It’s at one of the Vogue centrals, but this has been on for 15 weeks now and I’ve never learned so much in my entire life. The lessons are countless and I’ve probably met some of the best mentors in the entire world.

The team that took me in has allowed me to write, to research, and to give my opinion every once in a while. They’ve been insanely patient, and they’ve taught me how to use cultural references in future occasions. One of my favorites? I love reading. I read fast and enjoy it so much. I’ve read about a lot of different countries, languages, histories and cultures around the world. One of them that caught my special interest and attention were the words around India.

I started with Pasión India by Javier Moro, and some time after I finished it, I started with El Sari Rojo, written by the same Spanish author. He gets you into such a magical world, only by telling you the real stories about the many cinderellas that have been married into the Indian royal families. Moro writes about architectural and historic references that make you wonder what’s beneath everything else. It makes you even want to go right now to see the colorful markets and even the Taj Majal, to feel that energy and vibe involving those stories.

If you haven’t read these books you simply have to. I know about people who don’t read much, and they started these stories and couldn’t get off until the very last page. The narrative is impeccable and the details are so unique that they make you fall in love with a place that you don’t even know. It’s pure magic. And even so, that it might make you believe in love again, in history and in unexpected situations that might turn into amazing experiences.

I want to go, and leave everything. I’m somehow starving to see the world. I haven’t started because I’m waiting for me to earn enough money for me to pay for those trips that I know will change my life completely. My life has turned upside down with this fashion experience. But just as a thought, I’d like to run away from it someday and go and visit the world. To see what’s waiting for me, and when the time comes I’d definitely let you know.